1. INTRODUCCION

Impartir los primeros auxilios y por ende el manejo adecuado del botiquín, es cumplir con un deber humanitario y civil, ya que quien aprende primeros auxilios, sabe mejor evitar  los accidentes en el hogar, en la escuela, en la vía pública, en los centros de distracción y especialmente en los centros de trabajo. 

Las personas lesionadas o las que enferman repentinamente, siempre tienen alguna  posibilidad de salvarles la vida o condición de brindarles oportunamente los primeros  auxilios con eficiencia y responsabilidad moral.

La ley penal sanciona a la persona que no imparta voluntariamente los primeros auxilios a  toda persona que sufra accidentes o enferme repentinamente, sin embargo, hay que tener en cuenta que la responsabilidad legal es muy grave para las personas que imparten primeros auxilios, sin estar capacitados por alguna Institución de reconocida solvencia y prestigio.