4. TECNICA DE URGENCIA

Sin duda alguna el éxito para una adecuada atención de urgencia a víctimas de
traumatismos o enfermedades que ponen en peligro la vida de una persona inicia con una
adecuada revisión del medio y del lesionado.
Lo más importante es que USTED puede lograr esta meta sin contar con un botiquín con
implementos sofisticados o bien no requiere de tener una ambulancia de alta tecnología
afuera de su casa o de su empresa. Recuerde, sólo administre adecuadamente sus
atenciones.

1. EVALUACIÓN DE LA ESCENA
La persona más importante en una situación de urgencia médica es “USTED”, sobre las
demás personas, puesto que un brigadista o auxiliador mal entrenado puede llegar a
aumentar o hacer más grave una situación de emergencia.
Por tal razón debe usted de protegerse y evitar que la situación impida su adecuada
intervención o en caso grave atente contra su salud y su vida. Ante esta situación la
primera acción que debemos determinar en cualquier emergencia y que sirve como una
manera de protección es: EVALUAR LA ESCENA.

Haga una evaluación visual del medio en esos momentos, no concentre su atención al
lesionado, intente averiguar las causas de emergencia, el número de lesionados y fíjese en
todos los detalles. Reconozca qué riesgos puede haber en el lugar del accidente.
Nunca debe de iniciar la atención a una víctima sin antes haber hecho una adecuada y
minuciosa evaluación del lugar.

Lo recomendable en una situación de urgencia real es que se pregunte antes de atender a un lesionado: ¿El lugar es seguro para mí?

La respuesta le dará su adecuada evaluación de la escena, si la respuesta fuera:

SI ES SEGURA, con toda confianza continúe con los pasos que más adelante se tratan.

NO ES SEGURA, no ingrese a la zona corre el riesgo que en el intento usted se lesione y
duplique la emergencia. En todo caso active el Servicio Médico de Urgencias y espere al
personal profesional que se encargará del caso.

2. EVALUACIÓN DEL ESTADO DE CONCIENCIA
Una vez que usted ha valorado la escena y determina que el lugar es seguro, puede ingresar para iniciar la atención al lesionado, una vez que esté cerca de él colóquese a un costado, si la víctima se encuentra tendido en el suelo arrodíllese a un lado con una rodilla sobre el suelo ó ambas rodillas a la altura de los hombros de la persona y muévala suavemente tomándola de los hombros mientras le pregunta: ¿Está usted bien?

Una vez que usted formule esta pregunta cuando menos 2 veces y la persona no responda,
asuma que la víctima se encuentra inconsciente y por lo cual está en peligro de muerte. Una persona que no se mueve o que no responde a estímulos externos quiere decir que se
encuentra inconsciente, la inconciencia no es más que el reflejo de un daño neurológico. Es
decir que de alguna forma el cerebro ya ha sufrido daño y éste daño puede ir en aumento,
por lo cual la víctima requiere de atención médica sin demora.

La causa de muerte más probable de una persona inconsciente tal vez sea la obstrucción de la vía aérea con su propia lengua. Una persona inconsciente pierde control sobre todos sus músculos y la lengua forma parte de ellos y al no tener control autónomo se refleja y cae a la parte posterior de la faringe y con ello obstruye la vía aérea.

Una persona que habla, grita, se queja de dolor, o se mueve por sí sola de manera
coordinada, nos refleja que el daño neurológico es nulo o muy leve. Sin embargo no deje de
preguntar: ¿está usted bien?, esta pregunta puede descubrir situaciones que usted tal vez no imagine y que serán de gran ayuda en su tratamiento.

3. ACTIVACION DEL SERVICIO MEDICO DE URGENCIA
Es de vital importancia que en el menor tiempo posible la víctima reciba atención médica
definitiva, la adecuada activación del Servicio Médico de Urgencia reduce significativamente el tiempo que pase un lesionado fuera del hospital, no deje al paciente
sólo ayúdese de las personas que se encuentran a su alrededor.

Indique claramente a alguno de sus compañeros o personas que se encuentren con usted que llamen al Servicio Médico de Urgencia, efectúe este paso con un control pleno de la
situación, RECUERDE, que en este momento es usted el único eslabón entre la víctima y el Servicio Médico de Urgencias, por tal razón, de indicaciones precisas:

Elija la persona que desee y...

Señalándolo indíquele “USTED” (o llámele por su nombre) y de inmediato llame al Servicio de Emergencias.

Si usted tiene que activar el Servicio Médico de Urgencias, siga los siguientes pasos:

* LLame y proporcione los siguientes datos al despachador de ambulancias:
- ubicación exacta del accidente, incluyendo la esquina más cercana
(calle, número, colonia, delegación ó municipio, etc.)

- descripción de lo ocurrido

- número de víctimas exacto o aproximado

- el estado en que se encuentran

- tipo de primeros auxilios que está recibiendo

- no cuelgue hasta que lo haya hecho el despachador pues éste puede
indicarle la mejor forma de atender a la víctima.

Una vez que se han realizado estos pasos podemos iniciar la atención de urgencia

4. INICIAR LA ATENCIÓN DE URGENCIA AL LESIONADO
Va enfocada a los siguientes aspectos:

A. VIA AEREA PERMEABLE CON CONTROL CERVICAL, es decir deberá verificar si la víctima respira acercando su cara de lado al del lesionado y sintiendo en la mejilla su respiración, al mismo tiempo deberá de escuchar la respiración y ver el tórax si se expande y se relaja con cada respiración,

de no estar respirando la víctima usted deberá iniciar las maniobras adecuadas para abrir la vía aérea, colocándose a un lado de la víctima, con una mano incline su cabeza y con la otra levante la barbilla.

B. VENTILACIÓN, se refiere a una respiración adecuada cumpliendo con un patrón respiratorio que contenga; profundidad y frecuencia adecuada, de por lo menos de 14 a 20 respiraciones por minuto, usted deberá verificar que exista este tipo e respiración de no existir, inicie inmediatamente la respiración de boca a boca a una frecuencia de 20 respiraciones por minuto, aplicando una cada 4 segundos.

C. CIRCULACIÓN Y CONTROL DE HEMORRAGIAS, consiste en identificar la presencia de pulso en la víctima, así como hemorragias externas que pongan en peligro la vida. Primero, con su dedo medio e índice busque el pulso en el cuello de la víctima a un lado de la manzana de Adán, el cual deberá tener una buena frecuencia y calidad, es decir, una frecuencia de por lo menos 60 pulsaciones por minuto y con una calidad palpable que
no sea débil o poco perceptible, si existe alguna hemorragia externa trate e detener el sangrado haciendo presión directamente sobre la herida.

NOTA: Espere a que llegue el servicio de ambulancia e infórmele al personal de urgencia de todo lo acontecido y de las maniobras realizadas a la víctima.